Tan normal

Posted on Octubre 20, 2010

12


* * * en castellano abajo * * *

Una de les primeres paraules que vaig haver de deixar de fer servir quan vaig arribar a Xiles és la paraula “normal”. Amb dos dies voltant per aquí, vaig adonar-me que havia perdut tot el significat que li havia donat fins ara.

Volia comprar iogurts normals al súper, però és difícil trobar-ne perquè els iogurts sin nada són avorrits. En canvi, hi havia una gran varietat de gustos tan normals com la xiriomoia i de tan rars com la llimona. El cafè de màquina és massa fort per alguns xilens i prefereixen prendre cafè soluble normal. La planta baixa és el pis número u, el primer pis el dos, i el segon el tres… al final tots els edificis són un pis més del que sembla. Normal. Els interruptors posats en horitzontal s’han convertit en la cosa més normal del món, i los temblores que de tan en tant fan bellugar les làmpares del pis ja són com de la família. Si a la feina et diuen que te pasaaaste, alegreu-vos, no és que l’hagueu liat, és la manera normal de donar les gràcies entre col·legues.

Us sembla normal berenar suc de préssec en almívar amb smacks? Doncs el mote con huesillo és ja un dels meus postres preferits que prenc normalment. I si demaneu un zumo de melocotón, que sapigueu que us miraran raro, la manera normal de dir-ho és jugo de durazno.

Un dels primers dies vaig anar a menjar una cazuela. Li vaig preguntar a la dona què qué lleva la cazuela, i em contesta:

– Lo normal

– Ya, pero es que no sé qué és una cazuela…

– Un cocido de zapallo, choclo, ave, portotos…

– mmm… –deixan’t-ho per inútil– ¿y es muy grande?

– Lo normal.

“Normal”. Aquesta paraula hauria de deixar d’existir en el llenguatge popular. Seríem més oberts de mires i s’evitarien fonamentalismes.

* * * * *

Una de las primeras palabras que tuve que dejar de usar cuando llegué a Chile es la palabra “normal”. Con dos días rondando por aquí, me di cuenta  que había perdido todo el significado que le había dado hasta ahora.

Quería comprar yogures normales en el súper, pero es difícil encontrarlos  porque los yogures sin nada son aburridos. En cambio, había una gran variedad de sabores tan normales como la chiriomoia y de tan raros como el limón. El café de máquina es demasiado fuerte para algunos chilenos y prefieren tomar café soluble normal. La planta baja es el piso número uno, el primer piso el dos, y el segundo el tres… al final todos los edificios son un piso más de lo que parece. Normal. Los interruptores puestos en horizontal se han convertido en la cosa más normal del mundo, y los temblores que de vez en cuando hacen mover las lámparas del piso ya son como de la familia. Si en el trabajo te dicen que te pasaaaste, alégrate, no es que la hayas liado, es la manera normal de dar las gracias entre colegas.

Os parece normal merendar zumo de melocotón en almíbar con Smacks? Pues el mote con huesillo es ya uno de mis postres favoritos que tomo normalmente. Y si pides un zumo de melocotón, téneis que saber que os mirarán raro, el modo normal de decirlo es jugo de durazno.

Uno de los primeros días fui a comer una cazuela. Le pregunté a la mujer que qué lleva la cazuela, y me contesta:

– Lo normal

– Ya, pero es que no sé qué es una cazuela…

– Un cocido de zapallo, choclo, ave, portotos…

– Mmm…- lo dejo por inútil- ¿y es muy grande?

– Lo normal.

“Normal”. Esta palabra debería dejar de existir en el lenguaje popular. Seríamos más abiertos de miras y se evitarían fundamentalismos.

Posted in: Uncategorized